For the English version of this article click here.

traduccion por Brianna Aguayo

El miércoles pasado, la Mesa Directiva del Distrito decidió que empezando esta semana–dos años después de que M-A se cerró–la opción de ponerse máscaras en la clase sería dejada a los estudiantes individuales y personal. Sin embargo, el Distrito mantuvo la “recomendación fuerte” del Condado de San Mateo de continuar con las máscaras puestas en interiores. Este mensaje mezclado del Distrito y oficiales de la salud del condado es inapropiado durante una crisis de salud global y redirige la responsabilidad a individuos que no están equipados para tomar decisiones sobre la salud pública del estado. Nosotros merecemos la aseguranza de nuestra salud a través de un liderazgo claro, no declaraciones vagas que no describen lo que es y no es seguro. 

La “recomendación fuerte” del Distrito para ponerse máscaras sugiere que individuos desenmascarados plantean un riesgo para la salud de la comunidad, pero que nos hemos dado vuelta a un rincón y la vida está regresando a la normalidad. Si los oficiales creen que ahora es seguro que las personas se quiten las máscaras–dando el entendimiento de que las máscaras pueden solamente tener un efecto insignificante–entonces deberían optar inmediatamente por un estatus de enmascaramiento “opcional” en vez de un estatus de “recomendado fuertemente.”

La “recomendación fuerte” implica que no es seguro que todos en la escuela se desenmascaren, y si eso es el caso, no tiene sentido que los líderes le den esa opción a las personas en la primera instancia. Para personas que viven con o son una parte de poblaciones en riesgo que sufren significativamente más casos de mortalidad de COVID-19, el lenguaje del Distrito y el condado podría innecesariamente alimentar las ansiedades con respecto a la seguridad de asistir la escuela cuando máscaras no son requeridas. Si las máscaras son claves para prevenir muertes, entonces los líderes deberían de continuar con lo que ha estado trabajando y proveer tranquilidad a las personas que sirven.

Si muchos estudiantes no estaban mostrándose a la escuela debido al mandato de la máscara, los oficiales de salud serían más justificados para hacer una derogación apresurada. Pero, como las máscaras son una requisita menos controversial que temas como las vacunas, los oficiales no necesitan cambiar sus consejos actuales si crean riesgos innecesarios. 

Otro defecto en la “recomendación fuerte” es que crea fricción entre la personas que deciden enmascararse y los que no lo hacen. Los estudiantes ya han reportado que sienten presión para quitar o mantener sus máscaras puestas, dependiendo de lo que la mayoría de sus compañeros en sus clases están haciendo. La recomendación también crea una expectativa para que las personas se oculten, lo que tiene un efecto social de hacer que las personas que no usan máscaras parezcan irresponsables. Si eligen enmascarar o desenmascarar, la gente probablemente hará esa opción basada en sus sentimientos personales y su nivel de comodidad, pero una dirección clara sería beneficiosa en una situación ya incómoda. Si es seguro para estudiantes y personal a desenmascarar, entonces deberían sentirse confortables haciéndolo y no como si estuvieran desafiando la guía oficial.

La mayor parte del debate sobre el enmascaramiento se centra en la salud y la seguridad pública, pero hay algunos beneficios sociales y emocionales pronunciados del desenmascaramiento. Según un artículo publicado en la revista Cognitive, Affective, and Behavioral Science Journal, debido a que las máscaras cubren las partes inferiores de la cara, previenen el mimetismo facial, donde los humanos recrean naturalmente la experiencia emocional de otras personas, limitando su capacidad para empatizar e interactuar socialmente.

En la era del zoom y el enmascaramiento, la gente ha perdido muchos aspectos esenciales de la conexión humana. Un paso seguro hacia el desenmascaramiento (si el tiempo es correcto) es una parte crítica del regreso a la normalidad después de más de dos años de la pandemia.

Jenna Carson, Coordinadora del Programa de Abogacía de las Aspiraciones Sequoias de M-A, dijo: “Basado en lo que veo en el campus, me sorprendería si muchos estudiantes se quitaran la máscara el lunes, ya que la gran mayoría todavía las usan incluso afuera durante el día. Me preocupa profundamente el número de estudiantes que se esconden literalmente detrás de sus máscaras y sus capuchas.”

Si la ciencia indica que es tiempo para quitarse las máscaras, entonces los líderes del Distrito y el condado deberían de seguir estos datos con todo corazón, dado los beneficios de desenmascarar para interacción humana y la autoestima.

No hay razón abrumadora para levantar el mandato de la máscara ahora a menos que se considere seguro que lo haga Distrito—ya sea hoy o el próximo año escolar—después de lo cual el Distrito debe perseguir el estatus de enmascaramiento opcional sin más provisiones. Cuando la pregunta es si es seguro o no que los estudiantes y el personal se desenmascaren, la “recomendación fuerte” del Distrito y de los oficiales de salud locales no es una verdadera respuesta.

The Editorial Board

The Editorial Board is made up of Editors-in-Chief Brianna Aguayo, Isabelle Stid, Katherine Welander, and Jane White. It represents the general consensus of the staff.

One Comment

Leave a Reply